martes, 1 de noviembre de 2016

Análisis del Segundo Cuarto de la Temporada

Tras un primer cuarto positivo en el que los Falcons encadenaron tres victorias consecutivas, empezaban un segundo cuarto difícil donde el resultado final fue de 2-2, con sensaciones encontradas en cada uno de los partidos.


Beasley fue la estrella del partido frente a los Broncos.
El primer partido fue en Denver, en la casa del actual campeón de la NFL. Los Falcons salieron convencidos de que podían vencer  ala mejro defensa de la liga y así lo hicieorn, pues en el primer drive y en 4ta y gol desde la 1, Quinn decidió jugársela y Freeman devolvió la confianza a su entrenador anotando el touchdown. Desde ahí el partido fue de cara para loa Falcons, manteniéndose siempre por delante ene le marcador y con dos jugadores destacados, Tevin Coleman y Vic Beasley. El primero quemó a la defensa de los Broncos con más de 100 yardas de recepción y un touchdown, siendo una pesadilla para cualquier a de los linebackers que intentaban cubrirle. Es importante destacar que entre él y Freeman acumularon más de 250 yds desde la línea de scrimmage, uno con el juego de carrera (Freeman) y otro con el de pase (Coleman). Beasley, por su parte, destrozó a la línea ofensiva rival con 3,5 sacks y 2 fumbles forzados, además, la defensa consiguió en total 6 sacks y 1 intecepción. El resultado al final fue más ajustado de lo que el partido sugirió. (16-23).


El siguiente partido fue contra los Seahawks en Seattle. Los Falcons no salieron bien al campo y tras varias drives improductivos y un fumble de Ryan, se vieron en un agujero de 14 puntos la descanso. Sin embargo, la actitud al salir del vestuario fue totalmente distinta y Ryan empezó a distribuir el balón de forma increíble y con un parcial de 21-0, los Falcons volvieron a ponerse por delante en el marcador. No obstante, y en un drive en el que debían consumir reloj para cerrar el partido, Ryan lanzó un pase a Julio que se le escapó de las manos, Thomas lo interceptó y los Seahawks se pusieron, con un field goal, por delante en el marcador. Ryan intentó un drive para ganar el partido, pero el último pase, en cuarto down y que hubeira puesto al equipo en fg range, fue desviado tras una interferencia clarísima de Sherman a Julio. Si entrar a debate en esta última jugada, pues los árbitros también tienen derecho a equivocarse, fue flagarante el arbitraje en la primer parte, pues Ryan era golpeado tarde en cada pase y los árbitros no pitaron ni una falta (especialmente destacable fue Bennett, golpeando a Ryan varios segundos después de lanzar el balón). En ataque, por su parte, no he visto un línea ofensivo hacer más holdings que el center de los Seahawks, que se pasó todas las jugadas agarrando sin ser sancionado. Lo dicho, fue un partido intenso que no se pierde por la última jugada, y en parte satisfecho por el carácter demostrado por el equipo. (26-24)


Tras dos partidos lejos del Georgia Dome, los Falcons volvían a casa para jugara contra los Chargers. Tras una primera parte espectacular donde el equipo anotaba hasta en defensa (fumble retornado por Claybron tras sack-fumble de Beasley) el equipo se vino abajo en la segunda parte, especialmente en defensa, y vio como la ventaja de 10 puntos que tenía al descanso fue menguando hasta llegar al empate a 30 con pocos segundos por jugarse. Ryan intentó, por segunda semana consecutiva guiar a los suyos hasta field goal range. La primera jugada del drive fue una recepción espectacular de Julio que ponía al equipo cerca del medio campo. El siguiente pase, fue un pase a Julio en el cual le hicieron una interferencia de libro, y por segunda semana consecutiva, los árbitros decidieron no pitar nada. En tercer down Ryan lanzó un buen pase y puso al equipo a una distancia de field goal de 58yds, sin embargo, Bryant lanzó el chut un poco desviado y el partido se fue a la prórroga. En el tiempo extra, Quinn decidió jugársela en 4ta y 1 en la 50, pero Freeman fue parado y los Chargers consiguieron avanzar lo suficiente en el siguiente drive para chutar el fg y ganar el partido. Este fue un partido decepcionante, pues tras la gran primera mitad, demostrando una superioridad aplastante sobre el rival, el equipo se fue deshaciendo como un azucarillo y acabó perdiendo en la prórroga un partido que debería haber estado finiquitado en el tercer cuarto. (30-33 OT)


Sanu anotando el touchdown de la victoria frente a los Packers.
Para terminar el segundo cuarto de la temporada, los Falcons se veían las caras en casa contra los Packers. Con la obligación de ganar para no caer a un balance de 4-4 y ver como se repetía lo mismo que la temporada anterior, los Falcons jugaron un partido apasionante que no se decidió hasta los últimos segundos. Tras una primera parte donde la defensa no estuvo y el ataque mantuvo el tipo (19-24), el equipo saló a por todas y consiguió darle la vuelta al marcador, sin embargo, tras una actuación arbitral que comentaré más adelante, los Packers se pusieron 6 puntos arriba con menos de  4 minutos por jugarse. Por tercera semana consecutiva, Ryan estaba en la posición de remontar el partido. Con un Julio a medio gas una lesión ene le tobillo, Ryan miró en la dirección de Sanu para mover al equipo por el campo, con sólo 33 segundos en el reloj, conectó en un pase de 11yds para empatar el partido, Bryant anotaba el extra point para poner la equipo por delante en el marcador. La defensa aguantó el último drive de los Packers para asegurar la victoria. Quiero comentar una jugada del penúltimo drive de los Packers donde Jordy Nelson no consigue el primer down (en 3rd down) y piden el challenge para cambiar el spot del balón, donde se ve claramente que no lo consigue. Lo curioso es que el árbitro ve que los Falcons tienen 12 hombres en el campo y señalar la penalización lo que le da a los Packers el primer down. Hasta aquí todo correcto, sin embargo, Quinn está pidiendo tiempo muerto bastante antes de que el balón se ponga en juego pero nos e por que extraña razón el árbitro no quiere pitarlo. a lo que Quinn se indigna y cuando ve la resolución del challenge se queja de forma vehemente de que si el árbitro decide pitar el 12  men on the field, porque no el concede el tiempo muerto que se veía claramente que estaba pidiendo. Sin contar esta jugada, que fue indignante, quiero decir que a Beasley le hicieron holds clarísimos durante todo el partido, imprimiéndole hacer contains sobre Rodgers o conseguir el sack. En definitiva, buen partido y gran segunda parte para ponerse con 5-3 en el casillero de victorias-derrotas. (33-32)



Tras una parte de la temporada difícil con partidos exigentes, los Falcons han superado el test, especialmente en ataque. La defensa, por su parte, sigue demostrando desconexiones y momentos muy flojos durante los partidos, sin embargo, parece haber encontrado un pass rush decente, aunque de forma intermitente. Hasta ahora llevan 18 sacks (el año pasado consiguieron 19 en toda la temporada) y Beasley, con 7,5, está demostrando porqué fue escogido en el número 8 del draft el año pasado. Además, Quinn  ha encontrado la formación ideal para estas situaciones, con Freeney y Beasley en los ends y Upshaw (por Shelbey, que se rompió el talón de aquiles y estará todo el año de baja) y Clayborn como tackles. Hasta aquí el análisis del segundo cuarto de la temporada, un saludo a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada